• Los ahogamientos son la segunda causa de muerte por lesiones involuntarias en niños menores de 14 años. (*Estadísticas del año 2000 del Centro Nacional para Control de Enfermedades.)
  • Los ahogamientos son la tercera causa principal de muertes por lesiones involuntarias en infantes menores de un año de edad.* Más de la mitad de éstas ocurren en tinas. Los infantes también se pueden ahogar en inodoros y en tobos debido al tamaño desproporcionado de sus cabezas.
  • Los niños mayores son más propensos a ahogarse en aguas localizadas en lugares abiertos, tales como estanques o lagos.
  • La mayoría de los ahogamientos y conatos de ahogamientos ocurren en piscinas residenciales.
  • Aproximadamente el 10 % de los ahogamientos de niños ocurren en tinas y la mayoría ocurren en ausencia de supervisión adulta.
  • La mayoría de los niños que se ahogan en piscinas fueron vistos por última vez dentro de la casa, han desaparecido por menos de 5 minutos, y se encontraban bajo el cuidado de uno o ambos padres al momento del siniestro.

  • NUNCA deje a los niños cerca del agua sin supervisión.
  • Mantenga al alcance el equipo de rescate.
  • Enseñe a nadar a los niños desde temprana edad.
  • Asegúrese de que los niños utilicen sus flotadores.
  • Instale cercas de aislamiento de cuatro lados con puertas que se cierren solas.
  • Siga siempre la reglas desplegadas.
  • Nunca realice clavados en aguas de menos de 2,75 metros de profundidad.
  • Conozca los cuerpos de agua de su área.
  • Trabaje en grupo para supervisar los estanques.
  • Eduque a sus hijos sobre los peligros del agua.
  • No permita NUNCA que los niños caminen o naden en estanques.
  • No permita nunca que los niños jueguen en cuerpos de agua cubiertos de hielo.